Pocas medidas de bioseguridad frente a la prevención del COVID-19 son las que se observan en las calles donde existen pequeños negocios dedicados a la preparación y venta de comidas, sobre todo en horas de la noche en el municipio de Sabanalarga.

Es frecuente ver a quienes manipulan alimentación sin el uso del tapabocas y menos con una desinfección. Lo que debería motivar al Comité de Mitigación de Riesgo COVID-19 al igual que la secretaria de Salud municipal y a la policía, a realizar visitas a todas estas ventas ambulantes.

Como se recordará en las últimas 24 horas fueron reportados 130 nuevos casos de COVID-19 en los municipios del Atlántico, lo que indica que aún estamos frente a una pandemia que puede seguir tocando a las Sabanalargueros.