“Aquí en este magnífico espacio vamos a empezar la remodelación y construcción de una nueva ilusión”, dijo el alcalde.
 
Cuando el padre Cyrillus escuchó esas palabras del alcalde Jaime Pumarejo se dibujó una sonrisa en su rostro. Después del cierre del Hospital San Camilo en 2017, este líder del barrio La Paz buscó la forma de volver a contar con un centro de atención de primera calidad, y hoy, gracias a la promesa de la Administración distrital, será una realidad. 
 
“Este espacio se va a volver una institución para prevenir la farmacodependencia de los jóvenes, que es el temor de muchas madres. Prevenir que nuestros jóvenes caigan en las garras de las drogas y que sean robados, y eso lo vamos a hacer dentro de muy pronto aquí”, expresó el mandatario. 
 
Fue así como, con su visita, el alcalde le anunció a la comunidad que próximamente se construirá el PASO San Camilo, que estará ubicado en la calle 100 No 13-63, para ofrecer servicios de primer nivel en salud, promoviendo la atención integral a niños y jóvenes con problemas de adicción a sustancias psicoactivas (drogas y alcohol).
  
“En lo que era el antiguo hospital San Camilo, del padre Cyrillus, hoy lo estamos reconstruyendo y lo volveremos un fortín de esperanza, en donde padres que quieran y necesiten darle atención de salud mental a sus hijos podrán encontrar un espacio. Aquí trabajaremos con las personas que necesiten una ayuda, un complemento en su estabilidad mental”, agregó el alcalde.
  
Será una unidad ambulatoria de primer nivel de complejidad, con área de 1.344,15 metros cuadrados, cumpliendo las normas vigentes exigidas por el Ministerio de Salud y Protección Social, dotado con equipamientos e instrumentos médicos modernos con innovación y tecnología.
  
“Vamos a trabajar otros aspectos de niños, niñas, adolescentes y adultos en el tema de salud mental, porque esta pandemia lo que nos ha enseñado es que somos mucho más frágiles y necesitamos mucha más ayuda de lo que pensábamos”, agregó Pumarejo.
  
Para el padre Cyrillus, su lucha hoy recibe un apoyo invaluable. “Este es otro sueño que se está cumpliendo”, dice el padre, en la medida en que asegura que cualquier persona puede eventualmente necesitar atención en salud mental. “Me parece muy acertada esta propuesta de convertir San Camilo en un servicio de salud mental que tanto necesitamos. Puede ser tu hermano que tenga problemas con las drogas, o tu mamá, con Alzheimer, cualquiera”.
 
El PASO San Camilo beneficiará a más de 40.000 barranquilleros residentes en la zona que comprende barrios como La Paz, Siete de Agosto, Los Rosales, Ciudad Modesto, Lipaya, Sourdís, Las Malvinas, La Esmeralda, entre otros. 
 
En el marco de la visita al sector, se develó el monumento al trabajo comunitario, acto al cual asistieron -además del alcalde- el embajador de Holanda en Colombia, Ernst Noorman; el representante del BID en Colombia, Ignacio Corlazzoli; el representante a la Cámara, César Lorduy; la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera; el secretario de Salud del Distrito, Humberto Mendoza; el gerente de Desarrollo Social, Alfredo Carbonell; el comandante de la Policía Metropolitana, general Diego Rosero, entre otros. 
 
Estos serán los servicios que prestará:
 
Consulta externa: 

  • 6 consultorios de medicina general
  • 2 consultorios de medicina especializada
  • 1 consultorio de odontología (2 sillas)
  • 1 consultorio de valoración
  • Sala de procedimientos
  • SIAU (Sistema de Información y Atención al Usuario) 

Hospital Día:

  • Taller de música y artes con baño y depósito
  • Sala de informática con baños
  • Gimnasio con sus baños y vestier
  • Salón de esparcimiento y desarrollo de actividades lúdicas
  • 3 consultorios de psicología o terapia ocupacional
  • Salón P&P para 24 personas con sus baños.
  • Salón comedor.

Apoyo diagnóstico

  • Suministro de medicamentos.