El Patrullero Henry Cerpa Garcés quien había sido víctima de un atentado el pasado 23 de febrero, falleció a causa de complicaciones por el compromiso de las heridas de bala que recibió por parte de unos sujetos que se transportaban en una motocicleta cuando el agente salía de turno e iba rumbo a su residencia. 

Las investigaciones sobre este caso permanecen activas y aunque las autoridades tienen indicios sobre la identidad de los delincuentes aún no se reportan capturas por este delito.

La victima residía en el municipio de Luruaco  y estaba adscrito a la estación de policía de Sabanalarga.