Inicio Atlantico JUMENTO DE SALVACIÓN La historia de un burro bendito

JUMENTO DE SALVACIÓN La historia de un burro bendito

619
0

Por Xavier Avila Patiño

“Lleve el ramito a mil”, “a mil, a mil, a mil pesitos los ramos”, así se escuchan los vendedores en el centro de Sabanalarga que desde tempranas horas del sábado que precede al llamado Domingo de Ramos ofrecen ramos extraídos del cogollo de la palma de vino o palma real para ser portados en la procesión del día en que inicia litúrgicamente la Semana Santa, es un evento especial de connotación en la población, familias completas colman las calles para asistir al acto que conmueve a grandes y pequeños, en especial a los niños que disfrutan al ver la particular escena: la imagen de Jesús montada en un burro de verdad.

Los tiempos modernos terminaron de acabar con los pocos burros en la población, siendo reemplazados por las motos en la que los pocos campesinos van a sus parcelas, sumado a esto que los apóstoles renovados en un gran porcentaje hoy día no trabajan la tierra y se dedican al ejercicio de sus profesiones y oficios en la ciudad por lo que la búsqueda del burro indicado se hizo más difícil. Muchos años el burro utilizado era el de uno de los apóstoles, grupo de varones que a semejanza de los doce colaboran y organizan aspectos de la celebración de la Semana Mayor, como el amarre de las imágenes, su traslado, arreglo del velo y que visten durante la procesión túnicas para acompañar a Jesús, pero el burro murió en 2016.

Para el 2018 los apóstoles buscaron un burro ya entrado en años pero retrechero y ‘corcoveón’ (animal que brinca mucho) que puso en serios apuros a quienes lo conducían. Como ‘solito’ ha sido conocido el burro que los apóstoles consiguieron prestado para este Domingo de Ramos 2019, su dueña la señora Miriam, evoca con nostalgia a su burrito, un pollino que decidió llamarlo así pues quedó solito al morir su burra genitora, para este año ella está feliz, y es que no es para poco, el jumento lleva sobre su lomo la sagrada imagen de Jesús del Triunfo que tiene la facilidad de plegarse y ser sentada por su estructura, fue traída de la ciudad de Medellín por los Padres Javerianos en la década de 1940. La Asociación organizadora decidió comprárselo, pero ella se negó, pues no desea abandonar a su burro ‘solito’, pero si prometió al nazareno de la cruz prestarlo sagradamente cada año para la cita con el maestro y para que se cumpla la escritura cuando los apóstoles fueron a buscar el asno en que Jesús entraría a Jerusalén.

…“hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado; desatadlo y traedlo.” ( Mt 21,2) Son las 4:30 AM a lo lejos se escuchan los gallos que despuntan con su canto en el amanecer y como remembranza de las escrituras un apóstol entra al patio de la casa de Miriam desata al pollino y lo lleva al sitio señalado para la procesión, entre varios montan a Jesús en el burro ajustan el sillón, amarran a él una silla especial y acomodan la imagen y se cumple así la escritura: “ Y trajeron el pollino a Jesús, y echaron sobre él sus mantos, y se sentó sobre él.”

Se ha verificado una vez más así un ritual popular de la Semana Santa de Sabanalarga, ‘solito’ ha recorrido la procesión, niños, niñas, viejos, viejas, adultos y todo el mundo lo ha visto pasar y los corazones se han conmovido al evocar en esa imagen una escena de la niñez de cada quien y de la historia de Sabanalarga. ‘Solito’ ha regresado al término de la misa al hogar de su dueña quien ahora no solo tendrá en su casa el ramo que utilizara como un amuleto, sino al burro del divino maestro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here