Definitivamente hoy añoramos a esa Sabanalarga, la cual para esta época nos mostraba ese espíritu Navideño con sus multicolores luces que nos anunciaba que un año estaba por irse y otro estaba por llegar.

Este fin de año, no se observaron aquellos adornos Navideños los cuales con sus luces de colores adornaban el parque central, donde los niños asistían con sus padres a observar lo que si, bien es cierto no era un espectáculo multicolor como el que ofrece la ciudad de Medellín, si nos hacía sentir que estábamos en Navidad. Que decir de esas calles que fueron premiadas por pasadas administraciones por ser las más decoradas con símbolos Navideños, entre esas la calle 21 (barrio pradito) avenida Bogotá.



Este año, solo tenemos para destacar parte de la calle 21 el alumbrado de la iglesia central, que por primera vez nos engalana con un juego de luces, pero que el resto del municipio se encuentra a oscuras en medio de una pandemia y una Navidad.