Cerca de 30 campesinos de Puerto Giraldo están a punto de perder sus cultivos por las inundaciones que viene provocando el río Magdalena.

El líder campesino José Manuel Orozco solicitó ayuda al Gobierno Nacional y la Gobernación del Atlántico para el cierre de cuatro boquetes que ponen en peligro cerca de 200 hectáreas de cultivos.

“Necesitamos la intervención del Gobierno Nacional de manera urgente”, insistió el vocero de los labriegos.