En la Guacherna del Caribe uno de los desfiles más concurridos por los amantes del carnaval de la ciudad de Sabanalarga, este año tendrán un componente político como es natural, en la antesala de un año que tendrá un debate electoral en octubre.

Carrozas y comparsas alusivas al Caribe, llevaran anuncios publicitarios de nombres de políticos, para que se conozcan sus nombres durante el recorrido, que harán los desfiles que por estos días se celebran, previos a los cuatro días de jolgorio del carnaval.

Pre-candidaturas a la alcaldía de Sabanalarga, ante la falta de popularidad medirán sus fuerzas políticas con nutridas comparsas en el primer evento masivo: la guacherna de Argelio.

Para ello han convocado a un grueso número de bailadores. El fin es mejorar la imagen de esos aspirantes, lograr la aceptación popular con estas herramientas del marketing político criollo, las cuales deben reflejar mejores porcentajes en las encuestas, de una vez por todas. Y que mejor gacho para  mostrar candidatos desconocidos en el plano social que la Guacherna de Argelio.

La organización de centenares de danzarines y la puesta en escena, está a cargo de experimentados coreógrafos de la política. Están afinando cada pase y movimiento los danzantes, para que su presentación sea implacable, el día que la Guacherna haga su recorrido por las calles de Sabanalarga.

Todo indica que se robarán el show, y mojaran las publicaciones de las redes sociales de sus simpatizantes: con fotografías del nutrido acompañamiento de la gente que integran estas comparsas, representantes de estás candidaturas.

Estas estrategias surgen de los entendidos de la política en el panorama local, para que los aspirantes que impulsan mejoren su aceptación popular. Salvo a que las parodias del estudiante malo no saldrá hacer el recorrido en el desfile del Carnaval Educativo, justificando los malos resultados de los alumnos en el Atlántico, en las pruebas saber de Once Grado el año inmediatamente anterior.

Esto apenas comienza y cada quien desde su orilla se vale de cualquier estrategia política, para gozar el carnaval hasta octubre. Sí estas campañas logran la simpatía del electorado de Sabanalarga  para ganar la alcaldía.

El año entrante se reducirá el número de danzarines. —No hay cama para tanta gente—, son meras estrategias políticas. Así que entiendan, que no es por infringir las normas  contempladas en el nuevo  código de policía, cuando coreen el nombre de un político, y los vecinos perturben el sueño; sino porque el municipio está en  550.