El evento fue liderado por el alcalde de Sabanalarga, Jorge Manotas,  la Secretaría del Interior, la Personería, el Comité de Mitigación de Riesgo Covid 19, y la Policía Nacional,  con el apoyo del grupo Goes.

En la noche de este jueves  se desarrolló la caravana de la Seguridad por la Vida, una medida proyectada por parte de las autoridades en el municipio de Sabanalarga, para contener la tercera ola de contagios de Coronavirus, que se viene registrando en todo el territorio nacional.

La caravana inició a las 6:30 de la tarde  en la plaza principal y continuó por varias zonas de esa ciudad, por espacio de tres horas. Con esta estrategia establecida por la Administración Municipal, se busca garantizar el cumpliendo de las disposiciones expedidas por el alcalde de Sabanalarga, Jorge Manotas.

El objetivo que encaminó el gobierno local; es el acatamiento de las medidas sanitarias, y el cumplimiento del confinamiento, previo a un toque de queda y ley seca, decretadas para este fin de semana con horarios más prolongados.

Concientizar a la comunidad de la importancia de estar confinada, y acatar las medidas decretadas fue la exigencia en la que insistieron las autoridades.  En momentos que se extreman acciones, para contener el virus en la ciudad de Sabanalarga, en las actuales circunstancias, en que se registra la segunda semana en el mes de abril.

El patrullaje fue continuo por varios sectores, con varios agentes motorizados, quienes estuvieron bajo el liderazgo del secretario del Interior, Vicente Carlos Berdugo, y el acompañamiento del personero, Luis Fernando Moreno, quienes advirtieron a los dueños de negocios que se encontraban abierto al público, que solo podían atender a sus clientes con el servicio a domicilio.

La medida se viene desarrollando en la comunidad desde hace unos meses, pero esta vez, las autoridades han sido más contundentes con el mensaje, por el incremento de contagios.

Pese a las restricciones y a la implementación del toque de queda y la ley seca decretadas para este fin de semana, aún persisten casos aislados de indisciplina social, que las autoridades han contrarrestado, en el marco de este tipo de actividades, tal como se evidenció durante el recorrido. Como resultado de la labor de inspección se impusieron 21 órdenes de comparendo y se suspendió temporalmente la actividad económica de un establecimiento.

Ante este panorama, las autoridades exigen un mayor compromiso ciudadano.