El equipo Junior de la ciudad de Barranquilla arrancó con pie derecho el 2019, al adjudicarse el título de la Superliga, al vencer al Tolima
desde los doce pasos en el partido de vuelta, después de igualar la serie en uno de los minutos finales.

El equipo barranquillero logró imponerse en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué, en la tanda de penales 3-0, con tres atajadas de Sebastián Viera y la impecable definición de Sebastián Hernández, Víctor Cantillo y Rafael Pérez.

La escuadra tiburona conquista la octava estrella de al convertirse en campeón de la Superliga, que enfrenta al Campeón del primer y segundo semestres de la Liga Profesional Colombiana.