Preocupado se mostraron los habitantes de los corregimientos de Campeche, y Pital de Megua en  el municipio de Baranoa, sobre las  pésimas  condiciones en las que se encuentra el agua potable en esa dos poblaciones del Atlántico.

Según Armando Sarmiento, habitante del corregimiento de Campeche, el agua además de ser salobre no es óptima para el consumo de los habitantes y que solo sirve para el riego de las plantas,  mientras que por su aprte Liceth Carbona, habitante del Pital de Megua, insiste también que el preciado liquido solo sirve para bañarse, y regar las plantas.

Sin embargo un reciente estudio de la Secretaría de Salud del Atlántico, indica que el agua de los corregimientos es apta para el consumo humano.