Por César Mendoza M. Con la cámara de Alex Ortiz

Coronarse  Loraine Lara Mercado, en el reciente Festival de la Leyenda Vallenata como primera reina profesional del acordeón, se ha convertido para los expertos de ese folklor en una de las figuras más connotadas en la ejecución del acordeón el cual se pensaba décadas atrás que solo podía ser tocado por hombres de esa región.

En medio de los aplausos y reconocimientos que hoy le brinda la música vallenata, Loraine Lara, aprovechó para contar a través de Emisora Atlántico un poco sobre las mieles del triunfo, pero sin dejar atrás los sinsabores que también le ha dejado a lo largo de estos últimos ocho años su participación en los diferentes festivales que se realizan por el caribe Colombiano, en los que también le ha tocado llorar.

Pedro Lara, su padre y también acordeonero, fue definitivamente para Loraine, un pilar importante en su amor por la música de acordeón, pese a que en sus inicios se mostró en desacuerdo al igual que María, madre de la joven quien también se negó a aceptar ver algún día a su hija con un acordeón en su pecho.

“Lore” como cariñosamente la llaman sus amigos en su pueblo, hoy no tiene sino palabras de agradecimientos hacia Dios, por el significativo triunfo obtenido en este difícil mundo de la música del Cacique Upar.