Inicio Locales EDITORIAL/»Nosotros los periodistas también contamos nuestras realidades…»

EDITORIAL/»Nosotros los periodistas también contamos nuestras realidades…»

470

Por Geovany Álvarez*

Hoy en día Barranquilla vive una inseguridad reinante al igual que se vive  en otra ciudad de Colombia, por la ola de actos violentos que a diario son  registrados por los medios de comunicación con titulares de prensa impactantes.

En la capital del Atlántico, cada vez que se presenta un asesinato o un acto violento, surge una explicación a través de las hipótesis de las autoridades de los posibles móviles que ejecutaron x asesinato.

Pero ante el desconocimiento rotundo de la realidad del por qué en sí se generan esos actos criminales. Solo nos queda llenarnos de fe y esperanza para que nunca nos toque un acto de esa naturaleza, en los que tengamos que lamentar la pérdida de un ser querido.

¿Cuál será la suerte que nos tocará vivir?, parece que el capítulo de una nación cargada de una historia sangrienta no va a desaparecer. La paz, debe ser analizada por las autoridades desde la formación del niño en su hogar, desde el aula de clase, desde el entorno ciudadano en fin con la puesta en marcha de políticas públicas que ayuden a aminorar este flagelo.

En días pasados se analizaba la responsabilidad de la prensa frente a la cantidad de información. Este medio fue franco de las críticas, por llevar en la mayor brevedad posible la información, en su momento Cesar dijo que ese era un deber del que no se podía apartar el periodismo.

Pero cuando uno ve un compañero de labores compungido ante el dolor, todo ese análisis se pierde, se trastoca. Y uno no sabe sí tomar la ruta que imparte este deber de informar, o en su defecto obviar la información y las fotos para que  la información no nos traigan de vuelta ante el dolor.

Es una realidad a voces, que nos ayuda a entender  que nosotros los periodistas también contamos nuestras propias realidades, las que nos tocan, las que nos derriban, las que nos hacen seres vulnerables. Laplana.info, un proyecto naciente en una plataforma que invita a ejercer el periodismo moderno, se queda corta ante un hecho doloroso que marca la vida de uno de los periodistas de esta propuesta periodística.

Un Coequipero de esta propuesta llora un ser querido, víctima de las balas perdidas, Cesar busca una explicación más profunda de la que ha tratado de establecer en su vida como el clásico reportero carga ladrillos, que ausculta las múltiples noticias que les toca cubrir…, para buscar los por quésss….

Hoy pierde la vida, un amigo,  y el hermano de un colega que inició con este servidor su profesión, como es cesar Mendoza Mendoza. Hoy se desdibuja su pasión por el periodismo, César sólo le pido a Dios que te dé la fortaleza necesaria para ti y demás familiares en estos momentos difíciles de la vida.

¿Hasta cuando está delincuencia señor Char? De que vale hacer las obras tan lindas y hermosas sí la gente no las puede disfrutar, porque en cualquiera esquina alguien es víctima de un acto violento.