Hospital de Sabanalarga se apiadó de su desgracia, pero la EPS no quiso hacerse cargo de la contratación. Le proponen trasladarla a Manizales o Cali, pero la familia tenía que cubrir los viáticos.

Por Meliza Martínez

Ante el nefasto y criminal servicio medico de la EPS Salud Vida, murió la noche del miércoles una menor identificada como Daniela Patricia Ordóñez Gutiérrez, en el Hospital Departamental de Sabanalarga, quien era natural del corregimiento de La Peña, donde se le diagnosticó la enfermedad de Lupus.

La niña permaneció en el hospital 32 días esperando la atención por parte de la EPS Salud Vida primero se negó a la vinculación de la paciente, familiares demostraron con facturas y muestras de laboratorio que habían documentos probatorios para constatar que era una obligación impartirle el servicio.

A raíz de eso, la EPS realiza la primera remisión hasta Barranquilla donde en ningún hospital fue recibida por no tener vinculación con esta entidad. La niña es devuelta al Hospital de Sabanalarga pero la EPS seguía sin resolver su situación. Luego la entidad insistió que solo se podría remitir a otras ciudades como Manizales y Cali. Por consiguiente, no se logró ningún traslado ya que le correspondía a los familiares asumir de su bolsillo viáticos, hospedaje y comida, siendo estos padres de muy escasos recursos económicos. ¿Cómo los padres de Daniela podrían costear gastos extras en otra ciudad, siendo una familia humilde?, a duras penas solo tenían un supuesto sistema de seguridad social que brinda salud y protección para las personas carentes de recursos.

Tomado del Diario La LIbertad