Así lo manifestó en las últimas horas el alcalde se ese municipio José Elías Chams, quien aclaró a la opinión pública que desconocía sobre el amparo policivo que el comandante de la policía del Atlántico, le habría brindado a los representantes de una empresa privada para la instalación de una antena de telefonía celular que generó enfrentamientos entre la comunidad y las autoridades.

Así mismo lo ratificó el representante del ministerio público César Llinas, quien sostuvo que a su oficina nunca llegó de manera formal una invitación al igual que al ICBF para que estos garantizarán los derechos de la comunidad.

Contrario a lo anterior el comandante operativo de la policía del Atlántico, coronel Alfonso Reyes, sostuvo que la alcaldía municipal, si fue enterada sobre la seguridad que la institución policial le iba a brindar a la empresa privada la mañana de este miércoles.