Inicio Política Un Sabanalarguero que quiere gobernar en Bolívar

Un Sabanalarguero que quiere gobernar en Bolívar

7105

Por Andrés Bohórquez

Se trata de Álvaro José Redondo Castillo, el ilustre, idóneo y competente joven políticamente oriundo del municipio de Sabanalarga, Atlántico. Hijo del Topógrafo y muchas veces Concejal de nuestra tierra, Álvaro Redondo Fernández y de la Seño Carmen Castillo Rodríguez (QEPD).

Redondo Castillo, quien recientemente cumplió sus 39 años de edad y que desde ya se postula como aspirante a la Gobernación del Departamento de Bolívar, es Ingeniero Industrial, Especialista en Gerencia Empresarial y candidato a Magister en administración de Negocios. Además, está casado con la también Ingeniera Industrial, Marta Carballo Mass, con quien tiene un hogar de 3 hijos: Alejandro, Juan Camilo y Lucía Redondo Carballo.


Cabe recordar que “Alvarito” como es llamado cariñosamente, llegó en el año 1995 a Bolívar, y desde ese entonces, se ha desempeñado en grandes cargos; producto de su constancia, dedicación y empeño. Uno de ellos y los más importantes son: Secretario de Agricultura y Jefe de Gabinete 2012 – 2015, en la Administración de Juan Carlos Gossain, Gerente General de IDERBOL 2016 (Instituto de Recreación y Deportes de Bolívar) y Secretario de Desarrollo Regional 2017 – 2018, durante el mandato de Dumek Turbay Paz.

“Las iniciativas de la juventud, valen tanto como las experiencia de los viejos” decía la poeta y también traductora de Austria, Josefine Von Knorr, y Álvaro Redondo, a lo largo de su trayecto como político, persona, padre, esposo, hermano, familiar y amigo, ha reunido estas dos condiciones de la mejor manera. Tanto es así, que hoy es popularmente conocido; por el hombre de la Juventud y la Experiencia.

Finalmente, es de mérito recalcar que personas como Álvaro, son las que mantienen a nuestro municipio lleno de orgullo, haciendo inferencia y recordando el viejo legado, “donde la inteligencia es peste” o simplemente la “tierra de hombres bravos”. Como coterráneos con gran sentido de pertenencia, nos alegramos de estos logros y deseamos desde los más recóndito de nuestros corazones, que este hijo nacido y criado bajo el seno de nuestra región, llegue a la cúspide del éxito, pueda conseguir su objetivo y así mismo podamos nombrarlo, ¡GOBERNADOR!